El Ayuntamiento de Puerto de la Cruz hace suyo el informe de Salud Pública del Gobierno de Canarias y establece la abstención al baño en el complejo de Playa Jardín

4 minutos de lectura

El Ayuntamiento de Puerto de la Cruz, de acuerdo con el informe realizado desde la dirección general de Salud Pública, establece la abstención al baño a la población en general en todo el complejo de Playa Jardín por contaminación con aguas residuales.

En coordinación con el citado servicio del Gobierno canario, desde el Ayuntamiento se reforzarán los análisis de las aguas, afrontando en su caso todas las prescripciones y avisos de Salud Pública con respecto al estado de la calidad de las aguas en virtud de dichos análisis, estableciendo un protocolo de seguimiento con el fin de determinar que los resultados de la evolución de los análisis permitan el levantamiento de esta medida de abstenerse al baño en la playa.

Para llevar a cabo esta medida desde este jueves se informará debidamente, con cartelería en diferentes idiomas, en todos los accesos a la playa estableciendo la abstención temporal del baño, por razones de protección de la salud al confirmarse una calidad sanitaria de las aguas de baño insuficiente o no apta para el baño por contaminación con aguas residuales, detectada tras los análisis de la bacteria Escherichia coli, existiendo evidencia epidemiológica de que esta situación puede provocar cuadros gastrointestinales por ingestión de agua, así como otro tipo de afecciones como infecciones respiratorias agudas e infecciones de oídos, ojos, fosas nasales y piel.

Tras la recepción del informe realizado por la consejería de Sanidad del Gobierno de Canarias y evacuada la consulta desde el municipio con una reunión que este martes se celebró con el director general de Salud Pública José Fernando Díaz-Flores, con la asistencia de la consejera insular de Medio Ambiente Blanca Pérez y el gerente del Consejo Insular de Aguas Javier Davara, se ha informado que esta decisión se extenderá de forma indefinida y que se trata de una medida ante la merma de la calidad de las aguas que se viene produciendo al menos desde 2016 en la zona de Playa Jardín y, sobre todo, en este último año 2024.

El informe de Salud Pública explica de manera pormenorizada el estado de las aguas de los diferentes entornos costeros del municipio, donde subraya que es Playa Jardín la que sufre una merma de su calidad en los últimos años, pasando de excelente a solo suficiente y de forma inminente a insuficiente, describiendo una deficiencia paulatina en la calidad de las aguas que desde 2016, según Salud Pública, que se circunscribe solo al entorno de Playa Jardín. Según el mismo informe, tanto en Martiánez como en San Telmo, la calidad del agua es excelente y buena respectivamente, presentando esta última una mejora de su estado en los últimos dos años, donde no se ha producido ninguna situación de contaminación desde septiembre de 2022.

El alcalde Marco González lamentó que esta decisión pueda dañar la imagen del destino en particular y de la isla en general, “pero la precaución y la prevención ante esta situación de la calidad de las aguas nos exige a informar y a seguir actuando en la zona de la mano del resto de administraciones”. También expresó su convencimiento que la situación se puede revertir “si todas las administraciones priorizan las actuaciones que ya se encuentran no solo proyectadas, sino también cuentan con la financiación necesaria”.

Desde el área de Bienestar Comunitario, y junto a la empresa concesionaria del servicio de Saneamiento de la ciudad, además de haber llevado a cabo en 2022 la mejora de la red general que circunda el barrio por la zona costera, se acometerá un estudio más completo para detectar otras posibles causas subyacentes en el empeoramiento de la calidad detectado en Playa Jardín, planificando además para los próximos meses una actuación para propiciar que el 100% de las viviendas y del sector de restauración y comercial del todo el entorno de Punta Brava, se pueda conectar a la red general de Saneamiento del municipio, “analizando con anterioridad de forma exhaustiva todo el entorno costero con el barrio, incidiendo además en la conciencia ciudadana para contar con su colaboración en el análisis pormenorizado vivienda por vivienda”. Asimismo, se trabaja en el proyecto para que las aguas residuales de La Vera y Las Dehesas vayan directamente a la Estación Depuradora Comarcal, sin pasar por la Estación de Bombeo de Playa Jardín.

Por ello, anunció también el alcalde Marco González, “que estamos en contacto con el Cabildo de Tenerife y su Consejo Insular de Aguas (CIATF) para que por la vía de urgencia se ponga en marcha el proyecto ya informado desde hace más de un año por este Ayuntamiento, de la rehabilitación integral del emisario que, según recoge el propio proyecto, lleva sufriendo una fisura al menos desde el año “ y que según el CIATF, está a la espera de las respectivas autorizaciones del Servicio de Costas del Gobierno de Canarias desde abril de 2023.

Aun así, el Programa de Vigilancia y Control de la depuradora comarcal del año 2023 cumple con los requerimientos de la autorización de vertido al mar según documentos aportados por el CIATF con lo que se afirma desde el Consejo que la infraestructura cumple con la normativa ambiental exigible.

Asimismo, se ha pedido por parte del municipio un informe exhaustivo de las estaciones de bombeo, así como del programa de vigilancia del emisario que gestiona el Cabildo para conocer de primera mano la situación ambiental de este entorno y el funcionamiento de las infraestructuras adscritas al Consejo Insular de Aguas.

Además, y por esta misma vía de urgencia, se ha pedido “que se agilicen en la medida de lo posible la tramitación y ejecución de la ampliación de la depuradora para la que conseguimos su financiación de más de 25 millones en el anterior mandato y que se encuentra al límite de su capacidad desde hace años, recibiendo además cada vez más caudal de las aguas residuales también de los municipios vecinos, Los Realejos y La Orotava”, explicó el alcalde y que asimismo también está a la espera del informe del Servicio de Litoral Occidental desde abril de 2023 solicitado por el CIATF.

También el Cabildo agilizará los trámites para proceder a adelantar la vigilancia de la fisura del emisario que se realiza cada año en el mes de octubre para descartar que esta incidencia haya acelerado la problemática que presenta el entorno de Playa Jardín.

Noticia anterior...

Buenavista del Norte celebra su Noche en Blanco

Siguiente noticia...

Se pone en marcha la Oficina Técnica Turística de Ciberseguridad de Tenerife