NC-BC propone un nuevo proceso de estabilización que garantice las plazas de los interinos que se quedan fuera  

2 minutos de lectura

La portavoz parlamentaria de Nueva Canarias-Bloque Canarista (NC-BC), Carmen Hernández, propuso hoy, al pleno, que se arbitre un nuevo proceso de estabilización para los docentes interinos, adaptado a las singularidades y realidades canarias. Hernández ofreció esta iniciativa al consejero de Educación, Formación Profesional, Actividad Física y Deportes, Poli Suárez, para garantizar la continuidad de los afectados en los puestos de trabajo.

La diputada del grupo canarista planteó esta medida al preguntar a Suárez por las medidas previstas por el Gobierno para garantizar la continuidad laboral de los docentes canarios.

“Desastroso” fue el adjetivo empleado por Hernández para describir el resultado provisional del proceso de estabilización de los docentes canarios. “En lugar de consolidar a quienes llevan 10, 20 o incluso 30 años trabajando en nuestras aulas, vamos a estabilizar a 2.048 docentes” de otras comunidades. ‘Más de 1.800 maestros y maestras canarios se quedan sin plaza’, señaló la portavoz canarista.

El 53 por ciento de las plazas, continuó, serán para personas que “no han pisado nunca nuestras aulas”. En Primaria, el “descalabro” ha sido “más grave” al alcanzar el 80 por ciento, ‘que se quedan fuera’, tal y como llamó la atención. Carmen Hernández dijo que se trata de un daño “irreparable” a la escuela canaria.

Para Nueva Canarias-BC, esta estabilización representa una “agresión directa a la calidad, la estabilidad y a la función social” de las escuelas canarias. Supone, alertó, una ruptura con años de construcción de un currículum, de una práctica educativa renovada y adaptada a nuestro medio social y natural.

“Hay que decirlo claro”, llamó la atención la portavoz de Nueva Canarias-BC. Cada plaza ocupada por una persona nueva de fuera supone la “expulsión” de un maestro o maestra que “ya trabajaba en nuestras aulas”, insistió. Afecta a la calidad educativa, avisó.

De nuevo, en opinión de Carmen Hernández, el Estado legisla desde el “centralismo unificador y miope de la metrópoli, que olvida nuestras singularidades culturales, geográficas e históricas con un cierto nivel de menosprecio”. Mostró la esperanza de que la próxima sentencia del Tribunal de Justicia Europeo “alumbre luz”.

Abogó por “proteger a nuestros docentes, remover todos los obstáculos legales y administrativos, para salvar estos puestos de trabajo e impedir esta agresión” a la escuela pública canaria

Carmen Hernández propuso una solución, que además está relacionada con lo expuesto por el consejero Suárez en respuesta a la pregunta del grupo canarista progresista. “Hagamos un nuevo proceso de estabilización para estas personas que se han quedado fuera”. Al “modo canario”, es decir, a esa “varita mágica” con la que el jefe del Ejecutivo canario “lo arregla todo”, ironizó la parlamentaria canarista.

El objetivo, defendió Carmen Hernández, que los interinos afectados tengan una “opción a un puesto de trabajo estable y que la escuela canaria no pierda el patrimonio humano construido durante décadas”.

Noticia anterior...

Un total de 30 familias guancheras se benefician de las ayudas para rehabilitación de viviendas

Siguiente noticia...

TEA proyecta ‘Corazones valientes’, película que muestra la mirada infantil ante el horror de la guerra